Asiste el gobernador Mario López Valdez al homenaje a Francisco Labastida Ochoa en Los Mochis

LOS MOCHIS.- El gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, asistió al homenaje realizado en honor Francisco Labastida Ochoa, quien llevara las riendas de Sinaloa de 1987 a 1992 y marcara las directrices para el desarrollo de la entidad.

López Valdez reconoció en el exgobernador a un estadista, con altura de miras, quien supo sentar las bases para hacer de Sinaloa un estado pujante y competitivo en el ámbito académico, de infraestructura, científico, económico y  social.

Dijo, éste es solo un acto de justicia por todo lo que heredó a Sinaloa durante su gestión, quien con entereza supo sortear las adversidades económicas y políticas que se presentaron en aquella época.

Por su parte, el exgobernador de Sinaloa, Francisco Labastida Ochoa, agradeció el reconocimiento que se le hiciera en vida en la ciudad de Los Mochis, su tierra natal, donde guarda incontables recuerdos de su vida.

Calificó como inmerecido este homenaje, ya que lo único que hizo fue cumplir con su deber, con pasión, honestidad, equidad y justica, lo cual fue trasladado a cada una de las dependencias.

El homenajeado, quien fuera también titular en tres secretarías del Gobierno Federal, Energía, Gobernación, Agricultura, embajador de México en Portugal y candidato a la Presidencia de la República, estuvo acompañado por su esposa, María Teresa Uriarte de Labastida; sus hijos Francisco, Rocío y Olga Labastida Gómez de la Torre; amigos, funcionarios y empresarios.

En el marco de este acto, se develó la placa al monumento erigido en honor a Francisco Labastida Ochoa, escultura donde se estrechan las manos, que representa al gobierno dándole la mano al ciudadano.