Bernie Sanders visita Puerto Rico

SAN JUAN.-El aspirante a la candidatura presidencial por el partido demócrata, Bernie Sanders, advirtió el lunes sobre una crisis humanitaria en Puerto Rico y llamó al gobierno federal estadounidense a respaldar la restructuración de la deuda pública de la isla.

Durante un acto de campaña en San Juan previo a las primarias del 5 de junio en Puerto Rico, Sanders llamó a la Reserva Federal a autorizar préstamos de emergencia y usar su autoridad para permitir la restructuración de la deuda. Además, el senador dijo que los fondos de alto riesgo que poseen una porción significativa de la deuda de 70.000 millones de dólares deberían aceptar lo que llamó un «masivo» recorte en momentos en que la isla continúa entrando en impago de millones de dólares en bonos.

«No pueden tenerlo todo… Es moralmente inaceptable que los gerentes de fondos multimillonarios pidan aún más austeridad en Puerto Rico», dijo. «El pueblo de Puerto Rico no debería verse forzado a sufrir más».

La isla está inmersa en una crisis económica que ya lleva una década y agobiada por una deuda pública que el gobernador ha dicho es impagable y necesita ser reestructurada.

Sanders dijo que él aliviaría los problemas económicos puertorriqueños al, en parte, reconstruir la infraestructura local para crear empleos y establecer una economía limpia aprovechando los recursos solares y eólicos de la isla. También llamó a una auditoría independiente de la deuda de Puerto Rico y dijo que si alguna parte de esa deuda violó la constitución de la isla debería ser anulada de inmediato.

Rechazó una propuesta del Congreso estadounidense para crear una junta de supervisión fiscal para ayudar a Puerto Rico a lidiar con su deuda, al argumentar que es antidemocrática.

«Cuando tú estableces una junta federal de control que dice que esos funcionarios no electos tienen autoridad para tomar decisiones importantes que impactan la vida de millones de personas y esas personas no responden a nadie… eso está mal», dijo Sanders, ante estruendosos aplausos.

Sanders dijo además que crearía un referéndum claro, vinculante, para dar a los puertorriqueños la oportunidad de decidir su futuro político.

Su visita se produce antes que la del ex presidente Bill Clinton, que llegará a la isla a hacer campaña a nombre de su esposa Hillary, la precandidata mejor colocada en el campo demócrata.

Los puertorriqueños pueden votar en las primarias estadounidenses, pero no en las elecciones presidenciales.

El Congreso no ha avanzado en el debate para aprobar un plan para ayudar a Puerto Rico a lidiar con una deuda de 70.000 millones de dólares que el gobernador dice que es impagable. La isla ya ha entrado en el impago de centenares de millones de dólares en pagos por bonos.