Emiten alerta por tormenta tropical en la Costa Este de EEUU

CEDAR KEY, Florida.- La costa de Florida sobre el Golfo de México se preparaba el jueves para los embates de la tormenta tropical Hermine, que según los meteorólogos podría tocar tierra convertida en huracán.

Se declaró advertencia por huracán para Big Bend, Florida, desde el río Suwannee hasta Mexico Beach. Adicionalmente, en la costa atlántica se declaró una advertencia por tormenta tropical desde Marineland, Florida, hasta el río South Santee en Carolina del Sur.

Hermine tenía vientos máximos sostenidos de 105 kph (65 mph) el jueves por la mañana. Se pronosticó un leve fortalecimiento y el Centro Nacional de Huracanes en Miami dijo que Hermine podría cobrar fuerza de huracán de Categoría 1 antes de tocar tierra en Florida el jueves por la noche o el viernes por la madrugada.

A las 11 hora del este, Hermine se encontraba 354 kilómetros (220 millas) al oeste de Tampa, Florida, y se desplazaba al nor-noroeste a 23 kph (14 mph).

Se pidió a los residentes en las zonas bajas de Florida que evacuen sus hogares el jueves ante la proximidad de la tormenta. El diario Tallahassee Democrat informó que las autoridades del condado de Franklin han emitido una orden de evacuación para las islas St. George, Dog, Alligator Point y Bald Point.

La zona de Big Bend tiene una costa pantanosa y se extiende desde el río Apalachicola en el norte del estado hasta la zona de Cedar Key al oeste de Gainesville. Se trata principalmente de poblaciones rurales y ciudades pequeñas alejadas de las Interestatales 10 y 75.

El gobernador de Florida, Rick Scott, ordenó el cierre de las oficinas de gobierno en 51 condados. Esta incluyó a Tallahassee, la capital estatal, donde residen decenas de miles de empleados públicos. La ciudad, a unos 55 kilómetros (35 millas) de la costa, no ha sufrido directamente los embates de un huracán desde hace 30 años.

Los residentes se preparaban para la tormenta, y en las tiendas escaseaban el agua embotellada y las linternas. Las cuadrillas municipales se esforzaban por satisfacer la demanda creciente de bolsas de arena.