En el debate de la intercamaral propone Heredia política agresiva para detonar la inversión

CULIACÁN.- Un gobierno abierto, transparente, facilitador y que genere confianza mediante una política agresiva de promoción de la inversión y creación de empleo, se pronunció el candidato del PAN a la gubernatura de Sinaloa, Martín Heredia, al participar en el encuentro de candidatos a la gubernatura del estado convocado por la intercamaral de Culiacán.

Ante la ausencia de los candidatos de la Alianza PRI, PVEM y Panal; del Partido del Trabajo y  del Partido Sinaloense, el presidente de Canacintra, Luis Enrique Pon Hung y representante de diez organismos empresariales, entre los que se encuentran la CMIC, Canirac, Mujeres Empresarias, Asociación de Agricultores del Río Culiacán, entre otros,  calificó como un “evidente desprecio a los empresarios y un desdén al ejercicio democrático” en la búsqueda de impulsar una agenda de gobierno en conjunto con los partidos políticos y los candidatos a gobernador.

Ahí, frente a empresarios y ciudadanos, el futuro gobernador externó que en el estado se presenta un pobre crecimiento en el Producto Interno Bruto en treinta años, debido a que las condiciones productivas puede llevar a que Sinaloa aspire a un crecimiento promedio de 6% del PIB.

En este rubro, aseguró que la nueva administración requiere una política intensa de promoción económica para posicionar al estado en ranking de las cinco entidades con mayor flujo de capital productivo, que actualmente Sinaloa se encuentra lejano de esta ubicación.

Martín Heredia enfatizó que dentro de sus ejes de gobierno se incluyen diversas políticas públicas para alentar las condiciones de confianza para la iniciativa privada, con esquemas que faciliten la creación de empresas y una simplificación de trámites.

En materia económica, dijo que existen indicadores que están provocando el deterioro de los ingresos de la población, como el ingreso promedio de 294 pesos  diarios que se obtiene a nivel nacional; mientras que en Sinaloa, el ingreso promedio de los trabajadores es de 217 pesos, y este factor ha sido el detonante del incremento de 200 mil pobres en tres años.