Ciberdelincuencia: Estas son las 4 prácticas más usadas para cometer fraudes digitales, según el Inai

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) alertó sobre el phishing, pharming, smishing y vishing, las cuatro prácticas más utilizadas por los ciberdelincuentes para obtener ilegalmente datos personales y cometer fraudes o estafas en el entorno digital.

¿En qué consisten? De acuerdo con el INAI, el phishing consiste en usurpar la identidad de una empresa u organización gubernamental, y se hacen llegar correos electrónicos a la víctima con un enlace a una página aparentemente legal, pero en realidad es duplicada, en donde piden datos personales para después cometer el fraude.

Dentro del phishing hay dos variantes: vishing y smishing. En el primer caso se utilizan mensajes de texto SMS fraudulentos para obtener datos personales de la víctima y, en el segundo, llamadas telefónicas o mensajes de voz.

Mientras que el pharming es la práctica de suplantar el dominio de un sitio web. En este caso se dirige al usuario a un sitio falso, con apariencia prácticamente igual al que es de su interés acceder, en el que se captura la información confidencial de la víctima.

Recomendaciones. El INAI emitió una serie de recomendaciones a fin de que las personas extremen precauciones en el cuidado de su información confidencial y eviten ser víctimas de alguno o varios de estos tipos de fraude.

  • No acceder a links o vínculos contenidos en correos electrónicos o mensajes de texto que provengan de un remitente desconocido
  • Cerrar cualquier ventana emergente que pueda abrirse al navegar.
  • Verificar que la dirección del portal de un banco o del sitio donde se requiera realizar alguna compra e ingresar datos bancarios, empiece con el ícono de un candado cerrado y con https, ya que la “s” implica que los datos ingresados se transmitirán de forma cifrada.
  • Evitar el uso de computadoras públicas para acceder a la información personal y realizar operaciones de banca en línea; de ser necesario, recordar limpiar el historial al terminar la navegación.
  • Por ningún motivo proporcionar datos personales bancarios por correo electrónico, mensajes o llamadas
  • No dar click en los hipervínculos donde se solicite actualizar datos bancarios, así como cambiar con regularidad las contraseñas y claves de acceso a computadoras, tabletas electrónicas y teléfonos inteligentes.
  • Elegir en todo momento la opción de “NO” recordar las contraseñas, que suele aparecer en una ventana emergente del navegador.
  • Cambiar con regularidad las contraseñas y claves de acceso. Una contraseña segura debe contener más de seis caracteres, combinando letras mayúsculas, minúsculas y distintos signos.

(Twitter/Inai)