Rechaza AMLO que se mida la riqueza

CIUDAD DE MÉXICO.- Conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó la propuesta de Morena de dar mayores facultades al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) con el objeto de revisar el patrimonio de las personas y con ello la progresividad fiscal para que «pague más el que más tiene».

«No creo que sea correcto, se tiene que mantener en privado lo que significan patrimonios de empresarios y de todos los mexicanos. La obligación de dar a conocer los bienes patrimoniales es exclusivamente para los servidores públicos, nosotros sí estamos obligados, no considero conveniente esa propuesta».

En su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el Titular del Ejecutivo señaló que para que no haya desigualdad lo mejor es que el gobierno ayude a que la mayoría de los mexicanos ascienda en la escala social y que no se profundice la brecha entre ricos y pobres, que no se permitan negocios ilícitos ni corrupción.

«Pero no es dando a conocer o exigiendo a las personas que den a conocer cuánto tienen, eso no lo veo adecuado», señaló.

Alfonso Ramírez Cuéllar, líder nacional de Morena, propuso dotar de mayores facultades al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para revisar el patrimonio de las personas.

El Presidente insistió en que hay que buscar una sociedad más justa, más igualitaria, donde no haya derroche, ostentación, que se le baje al consumismo, a las extravagancias.

«Que se disminuya la frivolidad y que México sea un ejemplo de austeridad, de sobriedad, de fraternidad y no de consumo de artículos de lujo, extravagantes».

El Jefe del Ejecutivo dijo que eso es un proceso que se tiene que ir dando poco a poco, al tiempo que señaló a mucha gente que tiene dinero, pero son austeros y sobrios.

«Entonces, lo que decía Díaz Mirón, pero convenciendo: ‘Nadie tiene derecho a lo superfluo mientras existan personas, seres humanos, que carecen de lo indispensable’, decía él, de lo estricto».

Señaló que en México la corrupción era la causa principal de las desigualdades económica y social.

Polémica propuesta. Ramírez Cuéllar advirtió que hoy ya se mide la pobreza y el Inegi estudia a la clase media, pero que este organismo autónomo debe ir más allá para medir y detectar las fortunas.

«Llegó el momento de que estas grandes fortunas se ajusten a la progresividad fiscal y que financien el estado de bienestar», dijo.

«Hoy se grava la propiedad, todos pagamos predial; la riqueza, pues se fiscalizan las cuentas bancarias con el Impuesto Sobre la Renta y el ingreso», expuso, pero hay en lo más alto de la pirámide fortunas que deben contribuir más.

En su opinión -argumenta el expresidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados- lo que ya no se puede permitir es que sean las clases media y pobre sobre las cuales descansen las contribuciones más importantes y que no paguen los que deben hacerlo.

El planteamiento, dijo, se basa en cinco ejes, que iniciarían con un convenio de unidad nacional en el que todos los sectores convengan en que se requiere un estado de bienestar con rango constitucional y que se ponga el piso mínimo en salud, empleo e ingreso básico universal.

CIUDAD DE MÉXICO

ci(agencias)