Se retira Ben Carson de la contienda electoral

WASHINGTON.- El neurocirujano Ben Carson, aspirante a la Casa Blanca por el Partido Republicano, admitió ayer en una nota oficial que no le ve futuro a su campaña, y que no participará de un debate programado para hoy.

“A la luz de los resultados de las primarias del ‘súper martes, no veo un camino político por delante”, escribió Carson en un mensaje a sus electores, aunque añadió que su movimiento “continuará” activo.

La nota es una admisión tácita de que la esperanza de Carson llegó a su fin, aunque el propio aspirante añadió en el documento que “las decisiones de mi campaña no están definidas por el dinero, sino por los intereses de los estadunidenses”.

Único aspirante negro en la carrera presidencial de este año, Carson había disfrutado en el último trimestre del año pasado un momento de popularidad, cuando llegó a ser visto como una alternativa al empresario Donald Trump, pero desde diciembre su campaña cayó en picado.

Comentarios polémicos sobre la esclavitud y las víctimas de armas de fuego ayudaron a corroer la credibilidad de Carson, quien en el último debate entre aspirantes republicanos, hace una semana, casi no tuvo que responder preguntas del panel.

Nacido en una familia humilde, Carson logró convertirse en un exitoso neurocirujano pediátrico, pero lanzó su precandidatura presidencial sin jamás haber tenido experiencia política.

En las primarias realizadas entre los republicanos desde el mes pasado en 15 estados, Carson nunca logró superar 7% de los votos.

En la crucial jornada del “súper martes”, el principal vencedor fue Trump, quien ganó en siete de los 11 estados en liza en las primarias republicanas.

CRUZ BUSCA SER UN CANDIDATO VIABLE

De acuerdo con expertos, el senador Ted Cruz demostró con sus dos victorias del “súper martes” ser la alternativa más realista a Trump, al ser el único que le ha vencido en estados con un importante peso simbólico, como Iowa, y una gran atribución de delegados, como Texas.

“Mientras el partido siga dividido, la nominación de Trump parece más factible”, dijo Cruz después de imponerse en Texas y Oklahoma.

Su mensaje era un claro llamado para que el senador Marco Rubio y el gobernador John Kasich se retiren de la contienda y permitan que los hasta ahora dispersos esfuerzos por plantar cara a Trump se concentren en torno a una sola alternativa.

Pero Cruz, un senador con  posturas más conservadoras que Trump, no logró el impacto que esperaba en los estados del sur.

“Se esperaba que este fuera un mapa muy bueno para Cruz. ¡Es el sur! Y aún así, sólo ganó dos primarias muy regionales. La razón es que no ha podido ampliar su atractivo a los votantes evangélicos en todo el país” después de conquistarlos en febrero en Iowa, dijo el analista Aaron Blake, de The Washington Post.