Strike – 30 de octubre

El grito de la Liga Mexicana del Pacífico: “¡paren a los Cañeros de Los Mochis”!,  llevan 4 series ganadas consecutivas donde todo le ha salido bien al manager venezolano Luis Sojo, le ha funcionado su pitcheo abridor y de relevo, sus bateadores han conectado el batazo a la hora buena, el cubano Carlos Linares y el venezolano Leandro Castro han dado cañonazos a la hora buena y los jugadores mexicanos como Jesús Ávila, Juan Carlos Gamboa, Izac Rodríguez, Sebastián Valle y “El Venado” García han sido determinantes en las victorias del equipo Cañeros de Los Mochis, el record de más series ganadas en el beisbol invernal mexicano lo tienen precisamente el equipo verde, ocho series ganadas en forma consecutiva, el actual gobernador Mario López Valdez era el presidente del club esmeralda, y ya que hablamos de Los Cañeros de Los Mochis es de los equipos más baratos del circuito comparado con los trabucos de Naranjeros de Hermosillo, Tomateros de Culiacán y Águilas de Mexicali que tienen en su roster peloteros caros de 10 y 15 mil dólares.

Los Tomateros de Culiacán con un roster de peloteros veteranos y como dijo un colega nuestro: “parece un asilo de ancianos”, Óscar Robles, Francisco Campos, Alfredo Amezaga, Ike Franco y el pitcher Edgar González no le han dado resultados al equipo de la capital sinaloense, se dice que de un momento a otro va a rodar la cabeza del Lino Rivera, timonel de Los Tomateros por nulos resultados.

Otro equipo que no ha funcionado son los actuales campeones Venados de Mazatlán dando tumbos en el standing, tienen muy nerviosos a los directivos del equipo Venados que lo encabeza Antonio Toledo Ortiz, se comenta también que de un momento a otro se le va a dar las gracias a José Pacho.

Muy interesante y muy pareja la Serie Mundial entre Cachorros de Chicago e Indios de Cleveland, el equipo campeón de la Liga Nacional tiene una sequía de 108 años y los expertos comentan que llegó el momento para el equipo de la Liga Nacional, los viejos cronistas cuentan que un aficionado que llevaba una cabra al estadio y no le permitieron entrar les echó la maldición.

El primer pelotero que jugó una serie mundial fue Roberto Ávila, jugando la segunda base con los Indios de Cleveland y la perdieron con los Gigantes en 4 juegos, el pelotero nativo de Veracruz en 1954 ganó la corona de bateo de la Liga Americana con un porcentaje de .341 para ser el primer pelotero latinoamericano que consumaba esa hazaña y el segundo jugador mexicano en un clásico de octubre fue Horacio Piña lanzando para los Atléticos de Oakland, le siguieron Fernando Valenzuela, Aurelio Rodríguez, Jorge Orta, Jaime García, Sergio Romo, José Salas y Benjamín Gil, este último con los Angelinos de California y quien dirigió los Tomateros de Culiacán la pasada temporada.

Los Charros de Jalisco están anunciando que Roberto Osuna relevo corto de los Azulejos de Toronto vendrá al beisbol invernal mexicano, Osuna tuvo una gran temporada con 36 salvamentos en la Liga Americana y fue factor determinante para que el equipo canadiense llegara a los Play Off, el conjunto de la Liga Americana ya le negó el permiso al pitcher mexicano para que lance en su país de origen por la razón de que se puede lesionar con el frío su brazo de oro que ya vale millones de dólares.

Tiene razón el cronista venezolano quien dijo que la entrada a la Liga Mexicana del Pacífico de Los Charros de Jalisco va a beneficiar al beisbol invernal, el legendario narrador y escritor de beisbol dice que Guadalajara tiene 8 millones de habitantes, pero lo que no está enterado que la plaza más taquillera del frígido circuito es Culiacán que tiene un parque de pelota para 20 mil aficionados que se llena muy frecuentemente, la franquicia de Culiacán es de las más taquilleras de México y América Latina, así lo dan a entender las estadísticas.

Un aficionado nos expresó que Benjamín Papelero Valenzuela es uno de los grandes terceras bases que ha parido el beisbol en México al lado de Aurelio Rodríguez, Nelson Barrera, Molinero Montes de Oca y Silvio García; Benjamín Valenzuela ganó tres campeonatos en la vieja liga de la costa, llegó a grandes ligas y se estrelló con dos murallas, el tercera base Ken Boyer de los Cardenales de San Luis y el racismo que existía en aquella época con los peloteros negros y latinos.