Inauguran la Clemente Grijalva

Categoría:

La liga de béisbol de primera fuerza de la Clemente Grijalva no tiene la
calidad ni la seriedad de los años 70,80 o 90 y hasta el 2000. Han pasado presidentes de la liga de mano firme y honesta como Isidro Anaya, Efraín Castro, Carlos Cota Ahumada, Ceferino Martínez Magaña, licenciado Claudio Gámez Perea. Edmundo Valdez fue un fiasco y deshonesto como dirigente de la Clemente.

Llegó Alberto Corvera, fue un gran pelotero en la pelota de la primera fuerza, un muchacho sano, hijo del maistro Corvera, a quien le falta mano dura para poner quietos a delegados, peloteros revoltosos y no permitir que le arrebaten el poder.

La temporada pasada castigaron de por vida a unos directivos y cronistas deportivos que narraban los juegos de la Clemente Grijalva fueron suspendidos de por vida. En una de las reuniones de la pelota de primera fuerza llevaron unos documentos firmados por Ricardo Maldonado, alto comisionado de béisbol amateur en Ahome, donde los perdonaban de sus pecados. El presidente de la Liga Alberto Corvera dio el aval del perdón, también se dice que con el visto bueno de los delegados de los equipos de la Clemente Grijalva.

Alberto Corvera no permita usted como presidente de la Clemente Grijalva ese tipo de órdenes de Ricardo Maldonado, o no vale su palabra.

Ahora el circuito de primera fuerza se llama Chevron Clemente Grijalva, si volviera a revivir Víctor Airola y don Clemente Grijalva se morirían de vergüenza.

La Clemente Grijalva está calificada como el mejor béisbol amateur, de eso no tiene nada, ya es una liga profesional porque se le pagan sueldos a los peloteros.

Llegó la empresa Chevron, abrió la chequera con patrocinios como los gasolineros de Ahome, le dio su lanita también a la Clemente Grijalva, tiene grandes patrocinios en radio y televisión, hablando en plata se apoderó de la liga.

Si les siguen pagando grandes sueldos a los jugadores, esta liga de primera fuerza va a tronar, competirá con ocho equipos, hace unos años eran 24.

En la Liga va a haber desigualdad en los equipos, los poderosos son Abarrotera Ávila, Pascoleros de San Miguel, hasta el cantante Pancho Barraza patrocina al equipo de Juan José Ríos, ese que se le olvidó el himno nacional en la Serie de Caribe en Mexicali hace unas temporadas, cómo va a tener que cantar canciones para pagarle a los peloteros que juegan con el equipo de Juan José Ríos.

Hace muchos años que conocemos a Alberto Corvera, un muchacho serio, responsable, esos atributos los debe de aplicar como presidente de la Liga Clemente Grijalva y para que no le tiemble la mano le vamos a acercar un camión de productos bachoco.

Óscar Robles, que dirigió a los Algodoneros de Guasave y le dieron las gracias, lo firmaron los Tomateros de Culiacán para la próxima temporada. Otro manager nuevo con Navojoa, en lugar de Matías Carrillo, el pocho Gerardo Álvarez, quien fue timonel de los Yaquis de Ciudad Obregón.

También se comenta que los Cañeros de Los Mochis no van a repetir a Félix Fermín y en su lugar viene Saúl Soto, uno de los mejores cátcher mexicanos, sus mejores momentos fue con los Cañeros de Los Mochis y pensamos que será un excelente timonel, un pelotero serio, profesional.

Asistimos a la ceremonia de inicio de la temporada número 66 de la Liga Clemente Grijalva, fue una brillante ceremonia, lo que sea de cada quien, con la presentación de los ocho equipos que van a competir, invitados especiales, expresidentes del circuito de primera fuerza.

Terminando la ceremonia se inició la serie entre Gasolineros de Ahome “Cañeritos” y Mayos de Navojoa, ambos encuentros lo jugaron con alumbrado y aquí viene lo bueno, el colega Óscar Martínez se preparó para narrar el encuentro y no se lo permitieron atropellando la libertad de expresión, argumentando que Sky tiene la exclusiva de narrar los juegos en el Estadio Emilio Ibarra Almada, así se llama, pero en la Liga Mexicana del Pacífico.

La liga Clemente Grijalva es otra cosa, además el Estadio Emilio Ibarra Almada es del pueblo y no de los directivos Cañeros de Los Mochis, el colega Óscar Martínez se quedó viendo las bardas y la pizarra del parque de pelota, ¿qué le faltaron? Bachocos.